Que existen imitaciones chinas de teléfonos de marcas reconocidas ya se sabía, pero en este caso merece una mención especial las copias (imitaciones, clones) de teléfonos muy populares como el Samsung Galaxy S4, debido a que son prácticamente idénticos al original, incluyendo el software, la caja y los accesorios.

Una de las pocas formas de reconocer que no es un teléfono original es la ausencia del software original de Samsung, pero otras formas que tradicionalmente permitían saber que era un clon, como la caja, que fuera dual-sim, presencia de linterna, presencia de lápiz táctil, tener pantalla resistiva, ausencia de marca o batería genérica, han sido cuidadosamente eliminadas para hacerlo pasar por un teléfono original.

Hacemos esta advertencia ante la notificación de varios usuarios de que éstos teléfonos se venden en tiendas en línea como MercadoLibre sin advertencia ninguna de que son clones, todo lo contrario, los hacen pasar por originales y ya son muchos los que han caído en la trampa y quizás aún ni se den cuenta que su teléfono NO ES ORIGINAL.